jueves, 1 de abril de 2010



El grupo de rock se opone a que sus canciones se comercialicen por separado a través de internet.
Internet ha conseguido sembrar la guerra en uno de los «matrimonios» más fructíferos del panorama musical, el formado por el grupoPink Floyd y EMI. La banda británica se niega a que las canciones de su álbum «Dark Side Of The Moon» –que sigue siendo uno de los más vendidos en la historia de la música– se adquieran por separado a través de la red y ha llevado a la discográfica a los tribunales al no llegar a un acuerdo de manera amistosa.
El soporte físicoEl abogado del grupo, Robert Howe, manifestó que los músicos –Nick Mason, David Gilmour, Roger Waters y Richard Wright, que volvieron a actuar juntos en 2005 después de años de separación– quieren saber «exactamente a qué les compromete el contrato» que firmaron con la casa, a la que han estado vinculados desde hace más de 40 años. El letrado asegura que el acuerdo contractual existente incluye una cláusula que «prohíbe de manera expresa» la venta de canciones, de manera física o a través de la red, «de otra manera que no sea la de la configuración original», tal y como está en los álbumes. Sin embargo, EMI ve la situación desde un punto de vista distinto. La discográfica argumenta que esa prohibición «se aplica sólo al caso del producto físico y no afecta al producto online», algo que, según manifestó el letrado de Pink Floyd, «no tiene sentido desde un punto de vista comercial». El caso está siendo estudiando por el Alto Tribunal de Londres y aún es pronto para decir quién podría ser la parte perjudicada. Lo que está claro es que a EMI no le interesa mucho perder la buena relación que mantenía con el grupo desde 1967, ya que es la segunda banda más vendida (sólo por detrás de los Beatles) y su contrato ha sido uno de los más lucrativos para el sello discográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada